.
Hace falta recurrir al arte para abordar los lugares que la razón no puede alcanzar.

FRAGIL es una exploración interior.
No pretende mucho, sólo tocarse las partes del cuerpo.

La fragilidad del sí mismo, de lo permanente, de lo estático.  Dejar fluir y fluir con el poderoso equilibrio natural de la energía en movimiento.

El arte es como tocarse las partes del cuerpo, no más.